¿Cuánta pensión me pondrán en el divorcio?

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacen a los abogados, en los supuestos de divorcios, tiene que ver con la cantidad de alimentos que habrán de pagarse (o que se recibirán) por los hijos del matrimonio, pregunta que, además, es muy complicado responder con precisión, y únicamente la intuición y los años de ejercicio permiten acercarse a la respuesta con cierta solvencia, en lo que parecería más un ejercicio de adivinación que otra cosa.  En este post intentaremos dar las claves de la cuantía de la pensión alimenticia en favor de los hijos en los supuestos de divorcios, a fecha de hoy.

Y decimos a fecha de hoy, porque el derecho es algo cambiante, y la respuesta que se ofrezca en este momento, quizás mañana ya no resulte válida. A modo de ejemplo, baste decir que la llegada de la crisis económica propició que algunos Juzgados y Tribunales dejaran de imponer pensiones alimenticias a progenitores no custodios sin ingresos, al menos durante el tiempo en que no los tuvieran, algo completamente infrecuente en los años de bonanza, en los que al más paupérrimo de los progenitores se le imponía una obligación de pago de pensión de alimentos en el divorcio, siquiera de cincuenta euros mensuales, aunque no juzgado tuviera donde caerse muertos, práctica quizás discutible, en la medida en que el interés del menor imperaba incluso sobre la dura realidad, que fue la que sin embargo acabo imponiéndose en lo más duro de la ya mencionada crisis económica.

Empezando, sin embargo, por el principio, diremos que la referencia que realiza nuestro Código Civil a la cuantía de los alimentos es poco concreta, y no ayuda a la labor que pretendemos en esta entrada, pues nos dice el art. 146 CC que “La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe.”

Esto es, que los alimentos dependerán, por un lado, de los ingresos de quien está obligado a darlos (en el caso de un divorcio, no lo olvidemos, los dos progenitores, y no sólo el no custodio), y por otro, de las necesidades de quien los recibe.

Nuevamente he de señalar un efecto de los tiempos de crisis que nos han tocado vivir, que es más impresión personal que no verdad estadística: a este operador jurídico le parece que en las épocas de bonanza la cifra atendía más a la cantidad que podía dar quien a eldinerolo estaba obligado, mientras que ahora que la crisis se ha cebado con nosotros, parece que los Juzgados piensan más en la necesidad de quien lo recibe, de modo que la fortuna del obligado a dar los alimentos no empece a que si el menor va a un colegio público y no tiene especiales gastos que reseñar, se establezca una pensión de (por ejemplo) 300 €, tanto si el progenitor no custodio gana 1.500 € como si gana 5000 € al mes, cuando hace unos años se hubiera hecho proporcional dicha pensión de tales emolumentos del obligado a abonarlos.

No obstante lo anterior, y para evitar la decepción de quien haya entrado en este blog pretendiendo encocolegio 1ntrar la respuesta a su concreta situación particular y no halle más que divagaciones forenses, diré que efectivamente existen tablas que permiten realizar un cálculo siquiera orientativo de la pensión alimenticia a abonar, desde que en los años 90 se hicieran famosas en nuestro país las denominadas “Tablas de California” y que sin embargo jamás fueron usadas, más que por alguna Audiencia Provincial andaluza, pero que no cuajaron en el resto del país.

Sin embargo, si son precedentes de otras, publicadas en el año 2013 por el Consejo General del Poder Judicial, y que aparecen en su memoria explicativa que adjuntamos (abrir memoria pinchando aquí), en cuyas últimas páginas se podrá realizar un cálculo, y que incluye incluso una aplicación para realizar el correspondiente cálculo.

Ahora bien, ¿son las tablas del CGPJ seguidas por los Tribunales en orden al establecimiento de la pensión de alimentos? Podríamos decir que sí y no.

No, en primer lugar, porque los Juzgados y Tribunales, en su inmensa mayoría, siguen particularizando la pensión de alimentos en cada caso, resistiéndose aplicar criterios generales que les lleven a aplicar una solución que entienden injusta a un caso concreto precisamente por generalizar a partir de tablas o soluciones similares.

Y sí, en la medida en que se observa en numerosas sentencia de Audiencias Provinciales distintas que hacen referencia a dichas Tablas, normalmente para denegar una rmazo justiciaevisión a la baja de las impuestas en la primera instancia, si son inferiores a lo que resultaría de aplicar tales Tablas, y en ocasiones para acceder a dicha rebaja si son muy superiores a las que resultarían de su aplicación.

Téngase en cuenta, no obstante, y para finalizar, que las referidas Tablas son, como su propio nombre indica, orientativas, de modo que no condicionan ni pueden condicionar la decisión jurisdiccional que, sobre alimentos, tome el Juez que conozca del divorcio.

Si tiene cualquier duda, y piensa que podemos serle de utilidad, puede contactar con nosotros en el teléfono nº 91 523 33 22, o mediante el formulario que aparece en nuestra página web.

© 2016 abogadosenmadrid.com.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *